Por falta de apoyo, Rajoy podría retirar su candidatura

El rey Felipe VI admitió hoy que maneja la opción de que el líder conservador decida retirar su candidatura a la reelección por no contar con los apoyos suficientes para formar gobierno, pese a que el PP se impuso en los comicios del 20 de diciembre pasado.


 

Mariano Rajoy pone en duda su candidatura a las próximas elecciones.
Mariano Rajoy pone en duda su candidatura a las próximas elecciones.

Así lo afirmó el vocero del partido valenciano Compromíso, Joan Baldoví, tras reunirse con el monarca en el marco de las rondas de contacto que éste mantiene esta semana con los partidos con bancas en el Congreso para designar a un candidato a la presidencia del gobierno.

“Felipe VI cree que hay que seguir el orden natural de las cosas” y proponer a Mariano Rajoy, que fue el vencedor de los comicios, sostuvo Baldoví en conferencia de prensa.

No obstante, el diputado añadió que el rey también entiende que el líder del PP puede preferir no presentar su candidatura por no tener consenso, aunque aclaró que esa pregunta se la hará a Rajoy, con quien mañana cerrará las consultas en el Palacio de la Zarzuela.

El vocero del PP en el Congreso, Rafael Hernando, dejó claro sin embargo que en esa reunión Rajoy trasmitirá al rey su “firme voluntad” de formar gobierno.

“Tenemos que hacer de la necesidad virtud y buscar la posibilidad de entendernos entre todos”, dijo Hernando ante las grandes dificultades, que parecen insalvables, de que Rajoy logre que los socialistas del PSOE y los liberales de Ciudadanos faciliten su reelección.

Tampoco desde el PSOE creen que Rajoy vaya a ceder el paso a su líder, Pedro Sánchez.

“Lo que no puede ocurrir es que Mariano Rajoy renuncie a presentar su investidura en el Congreso”, advirtió el propio Sánchez, quien en ese caso pidió al líder conservador que “mejor se vaya a casa”.

Rajoy no cuenta con apoyos para ser reelegido ni en primera ni en segunda votación, que requiere la mayoría simple de los 350 diputados de la Cámara.

El mandatario apenas tiene garantizada la abstención de los 40 diputados de Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, aseguró antes de los comicios que adoptaría esa posición para facilitar tanto un gobierno en minoría del PP como del PSOE.

Para mantenerse en el poder Rajoy necesita también que los 90 representantes del PSOE al menos se abstengan, algo que su líder, Pedro Sanchez, le transmitió en reiteradas ocasiones que no harán.
Sánchez, por su parte, manifestó que si Rajoy fracasa, como se espera, intentará formar un gobierno progresista alternativo al PP, en principio con el apoyo del partido de izquierda Podemos, aunque también tendió la mano a Ciudadanos.

A un mes de los comicios, ante la constatación de que Rajoy no podrá formar gobierno, Sánchez y el resto de líderes opositores acaparan todo el protagonismo, puesto que forjar un gobierno alternativo tampoco resulta sencillo.

El PSOE necesitaría del respaldo de Podemos y de nacionalistas vascos más la atención de los independentistas catalanes o el apoyo de Ciudadanos y la abstención de todos los demás, previendo el “no” del PP.

El principal escollo es el reclamo del partido de Pablo Iglesias al PSOE para que acepte la celebración de un referéndum vinculante en Cataluña como respuesta al conflicto separatista, algo que Sánchez rechaza de forma tajante.

Esta cuestión, sin embargo, comenzó a pasar a un segundo plano en el discurso de Podemos y sus socios.

A tal punto es así que el diputado de En Comú Podem, la fuerza aliada a Podemos en Cataluña, afirmó en una entrevista publicada hoy por el diario El Periódico que el referéndum es “un escollo menor” puesto que, aunque ellos no renuncian al reclamo, creen que hay otros “escollos mayores como la actitud del PSOE ante la UE y la precarización laboral”.

En los últimos días, mientras Sánchez movía con algunos gestos hacia sus eventuales aliados en el PP reprochaban a Rajoy falta de iniciativa e incluso se comenzó a hablar de la posibilidad de que renunciara a su candidatura.

Otra especulación que cobró fuerza fue la opción de que Rajoy negociara con el rey que encargara a Sánchez formar gobierno primero para que su rival sufriera un desgaste en sus negociaciones con Podemos y los independentistas catalanes.

Aunque la incertidumbre en torno a la gobernabilidad de España es actualmente muy elevada, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, remarcó en una entrevista televisiva que Rajoy está “preparando su discurso de investidura” para convencer al PSOE y Ciudadanos de la necesidad de un gobierno de gran coalición.

Dejó entrever también que el presidente en funciones tiene un “plan B”, sin dar más detalles.

Fuente: Télam

 

¿Qué opinas de esta nota?