Ulises señaló a su ex como “entregadora” en el robo millonario a su casa

Desde un primer momento, tanto la fiscal como los investigadores lo tuvieron claro: alguien cercano habría sido el “entregador”. Si no, no se explicaba cómo los ladrones, en sólo 11 minutos, habían entrado al chalet a través del balcón de una habitación para, sin romper ni desacomodar nada, tomar distintos bultos repletos de billetes y oro, y huir. ¿Quién fue?


A poco de cumplirse dos semanas del millonario robo que sufrió en su casa de un country de la ciudad de Mendiolaza, el propio cantante cuartetero Ulises Bueno (31) abonó esta tesis en las últimas horas ante la fiscal Liliana Copello y los investigadores. Y fue más allá.

El cantante no sólo que vinculó directamente a su ahora exesposa, Melisa Elizabeth Ferrari (29), con el impresionante robo sino que, además, nombró como sospechoso clave a un exnovio de la mujer (y hoy amigo de ella). Ulises estuvo varias horas brindando datos a los investigadores.

Así lo confirmaron fuentes judiciales, quienes señalaron que el cantante, además de vincular a su expareja como supuesta ideóloga del asalto, dio una serie de aspectos que considera como sospechosos. Por caso, señaló que aquella madrugada, la mujer se fue del baile –mientras él actuaba– para volver a casa a buscar una ropa, cuando estaba por cometerse el robo. Además, destacó supuestas contradicciones de la mujer.

El abogado Carlos Nayi, que representa al cuartetero, indicó que el cantante denunció ante la Justicia que sufrió el robo de 6.200.000 pesos, además de algo más de un kilo de alhajas de oro, cuyo valor rondaría 1.200.000 pesos en el mercado. Esto es llamativo: desde que sucedió el robo, el monto de lo robado no ha dejado de aumentar.

En la actualidad, Ulises y Melisa están separados.

Este diario (La Voz) intentó en vano contactarse con la exesposa del cuartetero. Días atrás, la joven había dicho: “Sospecho de todos. Creo y tengo fe de que se va a aclarar”.

El robo sucedió en la madrugada del domingo 19 de febrero en la casa que ocupaba la pareja en el country Cuatro Hojas, en Mendiolaza. Al momento del robo, Ulises actuaba en Estadio del Centro.

Una cámara de seguridad del predio alcanzó a filmar a tres delincuentes cuando salían por el agujero del alambrado.

Del dinero robado a Ulises sólo se recuperaron $50.000, solo un fajo que se les cayó a los ladrones. Del resto del millonario botín no se obtuvo nada.

Si bien la fiscal Liliana Copello indicó días atrás que tiene “un par de personas sospechosas”, no ha detenido a nadie. Mucho menos ha imputado. Tampoco hay orden de captura alguna.

Trascendió que, a oídos de los pesquisas, entre distintos datos, llegó una información precisa por parte de un interno de una prisión, quien habría brindado información sobre una extraña reunión entre algunas personas, en un bar, horas antes del golpe a la casa de Ulises.

El cuartetero declaró que aquella madrugada él había ido a actuar, como siempre, junto a su por entonces esposa. Indicó que, de pronto, la joven dijo que tenía que volver a su casa a buscar unas prendas. La joven se llevó una llave. Cuando llegó, vio unas pisadas cerca de la casa y detectó una ventana abierta en su casa.

Al rato, según ella, los guardias le indicaron que habían visto a unos ladrones huyendo.

“Mi hijo volvió a vivir conmigo, en mi casa”

Beatriz Olave criticó a su exnuera y lamentó la situación de Ulises. Ulises y Melisa se habían casado en octubre de 2012. Sin embargo, desde que ocurrió el robo se encuentran separados. La madre del cantante, Beatriz Olave, confirmó que el muchacho se fue a vivir con ella, a su casa del barrio Argüello. En declaraciones formuladas a la prensa, Olave cuestionó en duros términos a su exnuera. “Mi hijo volvió a vivir conmigo, a mi casa. Volvió llorando. Estaba muy mal porque le han robado unas joyas que eran mías, regaladas por Rodrigo” (el cantante fallecido), dijo.

 

Fuente: La Voz

¿Qué opinas de esta nota?