Donó casi medio millón de pesos para que un niño pueda escuchar

Se sometió a un implante coclear para escuchar por primera vez gracias al dinero que donó una persona que solicitó mantenerse en el anonimato.

Una inmensa cantidad de dinero aportada de manera desinteresada y la esperanza de que un pequeño pueda alcanzar una suerte de milagro inimaginado hace unos meses. Franco Torres, un niño de 2 años que padece sordera absoluta podrá empezar a desarrollar su oído después de haber recibido casi medio millón de pesos por parte de un donante anónimo y someterse a un implante coclear.

El hecho ocurrió en la ciudad de Rosario y tanto los integrantes de la familia Torres como los amigos más cercanos todavía no pueden entender la magnitud del acto de solidaridad desinteresado. El chico recibió una suma de 27.500 dólares (423 mil pesos) por un individuo que solicitó mantener el anonimato y pudo realizarse la intervención médica necesaria para poder aspirar a escuchar sonidos durante el resto de su vida.

A los pocos meses de vida, Franco Torres fue diagnosticado con hipoacusia profunda bilateral. Los padres jamás imaginaron la noticia y, desde un primer momento, indagaron en la posibilidad de intentar revertir la situación en el transcurso de los primeros años de vida de sus hijos.

Así, surgió la posibilidad de un implante coclear que, acompañado luego de un extenso y arduo trabajo terapéutico, permitiría a largo plazo que Franco pueda escuchar y desarrollar su lenguaje.

Sin embargo, la operación requería un pago de decenas de miles de dólares, imposible de afrontar para los padres, Pablo y Silvina. De tal manera, se abrió en Rosario y en Mar del Plata (donde reside parte de la familia del padre) una colecta de fondos para intentar poder alcanzar la cifra tan añorada.

La respuesta, después de tanta incertidumbre, apareció de la manera menos esperada. Una persona, que hizo el esfuerzo por mantener oculta su identidad, decidió abonar el depósito de 27.500 dólares en la cuenta, suficiente como para poder llevar la operación a cabo.

“Se nos puso la piel de gallina. Lloramos, nos abrazamos. No sabíamos qué hacer”, relató su padre, Pablo, en declaraciones al diario La Capital.

“Le estaremos eternamente agradecidos a esta persona. Nuestra familia honrará esos gestos por siempre”, agregó.

Franco Torres fue intervenido el jueves en el sanatorio rosarino Los Alerces. La operación se dio con éxito y se espera que el chico pueda regresar a su casa el martes para poder iniciar así el proceso de rehabilitación de la zona operada y de desarrollo del sistema auditivo.

En tanto, la propia familia desconoce si en algún momento de sus vidas podrán conocer la identidad de aquel solidario anónimo que cambió sus vidas y la de su hijo para siempre.

Fuente: La Nación

¿Qué opinas de esta nota?