Multitudinaria fiesta del asado en el Obelisco

Marcelo Herrera y Pablo Ramallo Oliva, que trabajan en el casino City Center, donde se casó Messi, ganaron el campeonato federal.

Prepararon un total de 120 kilos de carne y 25 kilos de chorizos. Cada pareja de cocineros buscó cautivar el paladar de los jurados con su particular receta. Y la votación no dejó lugar a dudas: los mejores parrilleros argentinos trabajan en Santa Fe. Marcelo Herrera y Pablo Ramallo Oliva, que crecieron en esa provincia, ganaron la segunda edición del Campeonato Federal del Asado, que se disputó ayer en la avenida 9 de Julio y convocó a 350.000 personas.

Para Ramallo Oliva, fue otro evento memorable en su vida en menos de dos meses: trabaja con Herrera en el casino City Center de Rosario y el 30 de junio ayudó a servir el plato principal lo más rápido posible para que no se les enfriara a los 250 invitados del casamiento de Lionel Messi.

Al amparo de un agradable día soleado, el entorno del Obelisco se transformó en un gran patio de comidas al aire libre, ya que a la par de los platos que compitieron por el premio mayor funcionaron 40 parrillas de todo el país que ofrecieron sándwiches calientes para el público que llegó ansioso por disfrutar de un almuerzo diferente en la tradicional avenida porteña. También diversas colectividades vendieron preparaciones típicas elaboradas a partir de carne.

Una pareja por cada provincia y por la ciudad autónoma compitieron en cuatro categorías: asado de tira, colita de cuadril, vacío y choripán, cortes que fueron elegidos en las redes sociales mediante la participación ciudadana. A fuego lento o medio, con jugo de limón o con nuez moscada, con pan caliente o temperatura normal, los productos fueron presentados a los jueces, entre quienes hubo representantes de algunas de las mejores parrillas porteñas, como La Cabrera, Don Julio, La Carnicería, El Mirasol, Happening, Cabaña Las Lilas, Siga la Vaca y Nuestro Secreto. También participó Francis Mallmann, como invitado especial.

Cada una de las 24 duplas fue calificada con un puntaje parcial en cada categoría y los santafecinos Herrera y Ramallo Oliva sumaron la mayor cantidad de puntos: 737 sobre 960. Como ganadores, recibieron una estatuilla en forma de parrilla cada uno; además, cada participante obtuvo una medalla, y los primeros en cada categoría, una mención especial.

“Estamos muy contentos, trabajamos juntos desde hace ocho años en la parrilla del casino. Esperamos que este premio nos abra nuevas puertas; los campeones anteriores, por ejemplo, viajaron a México a representar al país”, dijo Ramallo Oliva, de 33 años, nacido en la provincia de Buenos Aires. Su compañero tiene 42 y es oriundo de Santiago del Estero.

El galardón fue la culminación de cinco horas de actividad culinaria sobre la avenida más ancha de Buenos Aires, que ayer estuvo cortada a lo largo de cuatro cuadras. El segundo Campeonato Federal del Asado convocó a 350.000 personas, una afluencia que superó en 100.000 a la de la primera edición del evento; en 2016, los mendocinos Carlos Gallardo y Francisco Araya fueron elegidos los mejores parrilleros.

“El campeonato es otra iniciativa para estimular el turismo y la gastronomía, industrias sin chimenea que emplean a más de 150.000 personas y son muchas veces primer trabajo de los jóvenes”, dijo el vicejefe de gobierno, Diego Santilli. La contienda integra un programa que busca impulsar a la ciudad como la capital gastronómica de América latina.

Fuente: La Nación

¿Qué opinas de esta nota?