San Juan trabaja para prevenir el suicidio

En la semana de la prevención del suicidio, el equipo psicológico del CISEM 911 – Centro Integral de Seguridad y Emergencia – realizó diversas actividades para el personal, relacionadas con la promoción de la vida. La Lic. Silvina Masquijo, coordinadora del equipo, brindó detalles al respecto y habló del rol diario que cumplen junto a civiles y policías en el CISEM.

El 10 de septiembre se celebró a nivel mundial el Día para la Prevención del Suicido, y el equipo psicológico del CISEM preparó actividades durante toda la semana relacionadas con la promoción de la vida, además de charlas para el personal en base a los saberes previos sobre la temática, ya que existen muchos mitos sobre el suicidio y sus circunstancias previas.

¿Por qué hablar sobre suicidio en el CISEM 911?

“Acá en San Juan no hay línea específica de atención al suicida, así que el 911 es el teléfono al que recurren”, explicó Masquijo, y agregó que  en estas circunstancias los operadores saben que pueden romper el protocolo de llamada. Es decir, normalmente los llamados al 911 deben ser resueltos en 2 minutos como máximo, pero al tratarse de casos donde la persona muestre intenciones de quitarse la vida la llamada puede prolongarse el tiempo necesario.

Son entre 10 y 20 los casos que ingresan semanalmente al CISEM relacionados con la intención de quitarse la vida. “A veces la intención es explícita, y otras, detectamos que está dando vuelta la idea por el relato aunque no lo digan”, resaltó la Licenciada.

Es así que el equipo psicológico, en coordinación con la comisión de prevención del Ministerio de Salud Pública, no solo generó charlas entre el personal del CISEM, sino que ambientó la sala de recreación con frases positivas en las pizarras, globos y pequeñas actividades alusivas. Un detalles importante, fue el trabajo sobre los saberes previos y la desmitificación de algunas creencias.

“Hay mucho mito respecto al suicidio, creencias erróneas respecto al peligro de ciertas situaciones previas a la decisión de acabar con la vida. Una de ellas es la que dice que la persona que dice que atentará contra su vida nunca lo hace. Es totalmente erróneo, de cada 10 personas que acaban con su vida, 9 lo dicen explícitamente”, indicó Masquijo y añadió que “es alarmante”, sobre todo por la modificación de las edades de riesgo:  Ha bajado, siendo hoy niños y adolescentes las edades de mayor riesgo.

Además, dijo que “otra creencia es que solo un profesional de la salud puede ayudar. Y no, desde la humanidad se puede hacer muchísimo. Basta con que haya una persona preocupada por vos, en tu vida, en lo que está pasando y tenga la intención de tender una mano aunque no conozca nada de vos. Esta conciencia del valor de la vida, se siente”.

En este momento el equipo psicológico cuenta con 4 psicólogas que trabajan las 24 horas y los 365 días del año, en los mismos turnos que los operadores (de 7 a 14 hs, de 14 a 22 hs y de 22 a 7 hs). En octubre, se sumarían 2 psicólogas más.

“Siempre hay una psicóloga que distribuye su trabajo entre la sala de audio y la de video.El rol del psicólogo lo estamos definiendo de cara a la tarea y a los requerimientos diarios”, explicó la Lic. Masquijo. El primer objetivo fue crear un equipo de trabajo integrado junto con los policías supervisores a cargo de los operadores. Entre ambos van detectando las necesidades de los operadores y la psicóloga asiste el aspecto emocional.

Cabe destacar que el servicio del equipo psicológico está abocado a realizar asistencia psicológica a personal civil.  El operador muchas veces recibe llamadas con alta intensidad emocional, como situaciones puntuales que tienen que ver con la integridad física, como suicidio, agresión, abuso, o situaciones de nerviosismo de la persona que llama.

“La emergencia ingresa por vía auditiva, es un órgano muy sensible, impacta emocionalmente de manera directa en la persona. Es más fácil por la vista anteponer cierto registro racional, cuando llega al oído va directo a la emoción”, manifestó la coordinadora.

Los operadores tienen una dinámica consensuada. Cuando se ven superados por una situación o no saben cómo continuar, levantan la mano o llaman a la psicóloga por su nombre.

“Ellas puedan ver por dónde va la situación a través de lo que tipean lo operadores y les hacen sugerencias. A veces solo ponen una mano en el hombro. A veces el apoyo es explícito y otras implícito. La idea es darle todo el poder al operador para que resuelva la situación, en una segunda instancia está el policía, y en una tercera instancia está la psicóloga para receptar la llamada, pero en situaciones que realmente lo ameriten”, concluyó Masquijo.

¿Qué opinas de esta nota?